26.11.05

(Buenas y Malas) Prácticas en los blogs

Posted in Uncategorized at 1:45 pm by Jens Hardings

Esto es mi opinión, no pretende obligar a nadie a seguir estos lineamientos ni representar algún tipo de consenso. Cosas que en general no me agrada de algunos blogs:

  • Hablar de Blogs. Sí, lo acepto: con esta entrada estoy haciendo justamente eso, y es la principal cause de haber demorado esta entrada. Y en realidad está bien comentar algo sobre los blogs de vez en cuando… mal que mal, es un buen medio para comunicarse con los pares que también mantienen sus bitácoras. Pero si quiero comentar sobre lo bueno que es el blogging, seguramente quiero llegar a gente que no lee blogs para mostrarle la novedad, y publicarlo en un blog puede ser poco efectivo.
  • Poner solamente una parte muy breve de los posts en en RSS. Esto restringe lo que se puede ver offline, procesar para “otros usos” del RSS (búsqueda utilizando beagle por ejemplo), y mantener un archivo de manera fácil. Ya hemos visto varios blogs que han dejado de existir, y tener una copia de lo que fue publicado sería útil.
  • Poner links a través de una redirección del sitio, sobre todo si el link final no se ve explícitamente. Uno siempre quiere tener algo más de control sobre lo que está haciendo, y en el caso de utilizar una redirección que pasa por el sitio antes de llegar al recurso externo probablemente obedece a querer manejar estadísticas de cuántos clicks se generaron. Pero también tiene otras consecuencias. En muchos casos me ha pasado que no funcionan bien los links (problemas de codificación de la URL, sitio intermedio temporalmente abajo, etc).
  • Publicar periódicamente sólo por cumplir con publicar algo. En muchos lados se recomienda, y los lectores llegan a exigir, que se cumla con cierta frecuencia. A mí me parecen mucho más valiosos los que publican cuando tienen algo que decir. Si pasan 2 meses sin escribir nada, lo único que se pierde es un par de ciclos de CPU y algunos kilobytes de ancho de banda “desperdiciado” al consultar automáticamente el RSS en cuestión. Todo eso lo hace un programa sin que yo siquiera me entere. Sin embargo, cuando alguien escribe por cumplir, hay que ponerse a leer al menos una parte para darse cuenta que eso no nos interesa, así que es mucho más ineficiente.

Otras cosas que no me molestan mayormente pero que ye decidido no hacer:

  • Restringir el contenido del blog a usos no-comerciales (cláusula nc de Creative Commons). Yo dejo el contenido disponible para ser usado con fines comerciales, pero exijo atribución y compartir igual (share alike). Eso permite a alguien que obtiene financiamiento a través de su blog (usando Google Ads por ejemplo) a usar mis textos sin problemas, siempre y cuando cumplan con la atribución y una nota que permita compartir esa entrada bajo la licencia que corresponda. Si alguien usa algo que yo escribí en una obra comercial, tarde o temprano eso me traerá algún tipo de beneficio, y no pienso caer en el vicio de las editoriales, distribuidoras de música y películas, que quieren cobrar por todo lo que sea técnicamente posible cobrar. Como decía un profesor a quien respeto mucho: muchas veces es mejor entregar algo gratis que cobrar barato.
  • Mezclar temas personales y profesionales en el mismo blog. Hay blogs que son para compartir con los amigos y la familia, otros para hablar de temas de interés (no siempre de la profesión, puede ser un hobby o cualquier otra cosa). La gente que se suscribe por una de las “líneas editoriales” mencionadas, generalmente no le interesa la otra. Es mejor tener dos blogs, aunque si uno usa los tags consistentemente, me imagino que pronto los lectores de RSS debieran incluir funcionalidades para manejar un buen filtrado por cada feed basado en los tags. En tal caso este punto dejará de tener mucho peso.

Y ya que me embalé con esto, puedo agregar qué es lo que en general me hace decidir si incluir un blog en los feeds que leo habitualmente. Y se puede resumir en: El autor (La autora), o en realidad el criterio que tiene para ese blog en particular. Es lo más importante, porque la gracia de un blog es que hay una “mano” detrás, un criterio humano (los planet son buenos para encontrar cosas o caras nuevas, pero a la larga aburren porque uno lee menos posts de los que desecha). No importa si la persona se dedica a repetir lo que vio/escuchó por ahí o escribe cosas más bien originales. En ambos casos es esa persona la que le da a un blog su carácter. Y es lo que uso para determinar la relevancia de las entradas en un blog.

Tengo varias categorías ahora que lo pienso.

  • Están los que sé que voy a leer a pesar que hablen de algún tema que en realidad no me interesaría demasiado si no fuera porque lo mencionan ellos. En esa categoría caen los que me han hecho pensar e investigar su buena cantidad de horas a raíz de algo que escribieron. Son unos 5 a 10 blogs que yo pondría en esa categoría.
  • Algunos son fuente de información: son los primeros que comentan sobre ciertos temas en particular (que obviamente me interesan), en algunos casos los únicos que dan buenas informaciones (estos deben ser unos 30).
  • Otros son feeds de proyectos que publican cuando hay noticias. En general pueden pasar meses sin que haya algo que contar, pero cuando lo hay es bueno enterse. Debo tener unos 10 a 15 de esos. En esos también están los pocos “blogs corporativos” que leo; tiene que interesarme mucho el tema que tratan.
  • Varios los leo porque van dando feedback sobre la importancia que se le da en general a ciertos temas de los cuales uno ya se ha enterado (una especie de barómetro de interés). Probablemente esa es la mayoría. Son los primeros candidatos a ser eliminados si acumulan varios posts seguidos que no me interesan, y en tal caso probablemente sean reemplazados por el feed de algún criterio de búsqueda en technorati.
  • Hay otros que leo porque hablan sobre temas que me interesan tangencialmente (cosas como cine, teatro, música, diseño, política o salud), y decido en base a las primeras líneas si vale la pena leer o no el post. Estos deben ser entre 60 y 100. Pero son blogs que me dan confianza que si publican una entrada, es algo relevante en los temas que tratan.
  • En general los feeds que leo (los acabo de contar, son 220 actualmente) tienen muy baja periodicidad en su publicación. Los que publican más de una vez al día no son más de 5 (y me interesan lo suficiente), y la gran mayoría debe tener un post mensual o menos. Y esos son los valiosos: si publican algo es generalmente porque lo han estado digeriendo un tiempo, no son máquinas de publicar temas, sino que entregan un output más elaborado.

Update (29/11/2005): se me olvidó mencionar que, dado la importancia que se le da al autor, también debiera mencionarse quién es la persona que escribe una entrada. En varios RSS eso no se agrega como metadato siquiera, y es necesario ir a visitar la página para enterarse.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

2 Comments »

  1. Carlos said,

    November 27, 2005 at 7:53 pm

    Muy de acuerdo con varios de los puntos que planteas. Sobre todo lo blos que hablan de blogs y los RSS con resúmenes, o peor, solo con título, que son una peste.

    Por supuesto, como muchas de las buenas reglas y recomendaciones, es díficil de seguirlas al pie de la letra. El Síndrome del Cura Gatica, si se quiere.

    Solo puedo agregar que sería bueno que tuvieras trackbacks activados. Pero claro, eso es algo que me interesa a mí.

    Saludos!

  2. Jens Hardings said,

    November 27, 2005 at 10:11 pm

    Carlos: Cierto lo de los trackbacks. En estricto rigor, estaban activados pero por un problema con el theme no se veía el link. Gracias por avisar.

Leave a Comment